Contrabandistas de combustible lo compran a 5 dólares el galón en RD y lo venden a 50 dólares en Haití

Relacionadas

Compartir

Mientras las pandillas en Haití bloquean y saquean suministros clave de combustible, la crisis del combustible ahora se está extendiendo a la vecina República Dominicana.

Una industria ilícita de contrabando de petróleo en la frontera compartida de 240 millas de los países ha florecido a raíz del aumento vertiginoso de los precios de la gasolina en Haiti

Tanto los dominicanos como los haitianos compran combustible subsidiado a $5 dólares el galón en las ciudades fronterizas de la República Dominicana y lo pasan de contrabando a Haití, donde llega a $50 dólares el galón.

Ha provocado desabastecimiento de gasolina, largas filas en gasolineras y ha provocado que al menos se duplique la venta de gasolina en la ciudad fronteriza de Dajabón, dijo Santiago Riverón, alcalde de la ciudad.

“Es una situación preocupante porque no solo los haitianos cruzan para comprar gasolina”, dijo Riverón. “Ahora muchos dominicanos están traficando gasolina y eso representa un peligro”.

Debido a que el comercio de bienes como harina, carne y huevos entre los dos países se ha reducido debido a la crisis de Haití, muchas personas recurren al contrabando.

La situación en Haití se deterioró drásticamente el año pasado tras el asesinato del expresidente haitiano Jovenel Moïse. Las cosas empeoraron en septiembre cuando el primer ministro Ariel Henry anunció que se eliminarían los subsidios a los combustibles, lo que provocó que los precios se duplicaran.

Estallaron protestas y la pandilla más poderosa de Haití bloqueó la principal fuente de combustible del país en Port-Au-Prince. Eso, a su vez, provocó la escasez de otras necesidades básicas como agua potable en un momento en que Haití enfrenta su peor brote de cólera en años y ha dejado a hospitales y universidades sin fuente de energía.

“La escasez y el aumento de los combustibles  en el mercado negro que ya estábamos viendo no han hecho más que crecer”, dijo Diego Da Rin, analista de International Crisis Group.

Jhonny, residente en la ciudad fronteriza de Pedernales, en el sur de República Dominicana, dijo que las poblaciones más pobres se han aprovechado del aumento de los precios, pasando sus días cruzando gasolina de un lado a otro a lo largo de la frontera en motocicleta.

“Muchos llenan sus motos en la gasolinera, luego se van a casa, la sacan y amontonan galones”, dijo Jhonny, quien pidió no usar su apellido.

Hace apenas dos semanas, las fuerzas de seguridad fronterizas dominicanas dijeron que incautaron casi 2,700 galones de combustible que se ingresaban de contrabando a Haití en una sola redada. Ramón Pérez Fermín, viceministro de Comercio Interior, dijo que tales encuentros han crecido en intensidad en las últimas seis semanas.

Es una gran pérdida económica para su país, señaló Pérez Fermín, porque República Dominicana ha pagado fuertes sumas de dinero para subsidiar los precios de los combustibles a raíz de la crisis de Ucrania.

Solo en los primeros nueve meses de este año, el gobierno caribeño ha pagado $574 millones en subsidios a los combustibles, más del doble de lo que pagó en todo 2021, dijo.

“El gobierno está subsidiando la gasolina que ni siquiera va a República Dominicana”, dijo. “No termina en manos del consumidor dominicano”.

El presidente dominicano, Luis Abinader, dijo la semana pasada que prohibió que los vehículos de dos ruedas crucen la frontera en un intento por detener la creciente red de contrabando, y dijo que cerraría la frontera en caso de una intervención internacional en Haití, que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas hablará el lunes.

El año pasado, comenzó la construcción de un muro fronterizo, una medida que, según su gobierno, mejorará la seguridad.

Pero el alcalde de Dajabón, Riverón, y otros funcionarios dijeron que la única solución real a una situación que ven con creciente preocupación es una intervención extranjera.

“La solución está en manos de las autoridades internacionales”, dijo Riverón.

spot_img